La tarde vestida

La tarde vestida de piedras preciosas  xx   
a cual más embustera... en idilio.
Falsas gemas/cristal de “lapis lazuli”/luz huidiza
habitables/oferta/ofrendas de final del día/crepúsculo 
                               repitiéndose cansino.

La bola de nieve roja ardiendo ha rodado 
hasta precipitarse/hundirse/caer al abismo...
Ahora su fantasma -la Luna- vaga en la oscuridad
por la tela-pared de fondo del teatro/
filo de la concha/profundidades/sinergia
más pálida que el hielo.
La noche se engalana de estrellas
diamantes en la cresta de las olas de un mar muerto
donde se mece el cuerpo ahogado
de tus sueños. 
Fin.

¡Vamos a ver...?
¿Las señales del cielo/camino estaban ya...
o ha sido uno de mis enanos majareta
en un ataque de rabia/locura
que los ha ido poniendo...?
-Ahora no te estoy escuchando.
Perdona. 
Anda... quita/saca la mano de mi bolsillo 
que por aquí hay mucho tarado.../ y
malpensado.
¿¡Vale!?

¿Te has dado cuenta... 
qué día tan precioso y con tan poco fuste?
Días así... -como el de hoy- se meclan/
diluyen entre los demás
como si no hubieran existido/sucedido nunca...
-Sí, eso también pasa.

P.D.
La mudanza y el transcurso tan igual de la jornada
provoca una indiferencia 
-en su esencia... criminal- 
hacia los detalles de la naturaleza
que se empeña/fractura en llamar nuestra atención
sin ser correspondida...

La costumbre nos mata con sus balas
de fogueo hasta que llega la de verdad.
El juego empieza cuando se descarga el arma/
alma del vientre que nos parió/
y dio la vida.
El tambor de su revolver -desde entonces-
lo cargan a dúo/y a gusto 
el diablo y el Señor 
          ...pero apuntando a tu sien.

-Feliz Apocalypse Now/The Deer Hunter... ¡colega!
en esta jaula de grillos/río prisioneros/ 
Y no me respondas...
deja hablar al silencio.

Baja de tus manos

Baja de tus manos           x+
la vaina enroscada
del más lúcido proceder,
salvando escollos ambiguos,
sobre nenúfares en pie...

Vespertino eje de gemas/
chapoteo oblicuo del ser.
Tu quijada de pulcra cuna...
trenzada en batallas de mil infantes,
te hunde en su colchón mullido
alejado del patán desastre.


P.D.
La fortuna de la prudencia
es la virtud bien trabajada
y no la suerte del novato.
Nuestras acciones nos favorecen y
dan valor al negocio de la vida.

El juego de la paciencia y la cordura
son el patíbulo y la soga del reo condenado
esperando hasta el último momento 
un disparo certero que le atraviese el corazón 
antes de verse colgando, meado y empalmado.

-Al final sólo el cuerpo responde
a las expectativas...
Vivir cuesta morir/
somos el despertar de un zombi sonámbulo.





¿A dónde va a parar el tiempo que perdemos/

¿A dónde va a parar el tiempo que perdemos/   xx?
despilfarramos/se desperdicia...?

Alguno lo lleva como deuda a la chepa
durante todo el día/o a “cucurumillo” en señal de castigo.
Otros esperan que vuelva dando saltitos a la inversa.
A imagen y semejanza de los paneles...
-cuenta volumen/flujo de las gasolineras-.

Personalmente/creo... -y no tan personal- (¡)
que se dedica a delatar/profundizar/
minar nuestro pozo/calabozo de castigos...
Cavando túneles entre nuestros diferentes yoes/
vasos comunicantes hacia la angustia
y la incertidumbres...

Para que cada vez nos cueste más trabajo salir adelante 
y dar con la veta de oro/gemas/glorias 
de la vanidad/loterías...
-Por haberlo desperdiciado-/atorando
los cojinetes de nuestra vago-neta.
¡O algo así...?

Pero entonces me surge una duda...¡¿
¿Qué más da lo que hagamos sin él...?
¡Es nuestro y siempre lo ha sido y lo será...
Y mientras tanto, le vamos a hacer 
lo que nos dé la gana!
¡¿A caso no hacer no es algo...?!

El tiempo, queramos o no
nos va a sobrepasar.../degollar/desollar.
Nos observa desde su torre/muñeca/
pared/lejas/reja
como una espada de Damocles...
Haciéndonos rebanadas a cada instante,
cortándonos en filetitos de a gramo/
-puntos en la esfera-.

¿Qué importa en la situación/postura que caigas
sobre la fiambrera/cadalso del engendro/reloj...? 
Si nos van a devorar de igual modo/forma
los días/las horas/minutos/segundos/"troll”...

Hagámosle ese gesto seductor.../sonrisa cautivadora
mientras lo sorbemos sedientos...
Sintiendo el filo de su cristal roto en los labios/glande/vagina.
Como el beso chispeante de una burbuja/pompa que estalla
despertando nuestros sentidos/libido/liviano instinto...
Gusto por más.../y otra vez más/y más...

O con ese dedo corazón empalmado/“peineta”
para que se lo meta por el culo y se de cuerda/acuerde de ti.
[“Sine cura” (Sin esfuerzo...)]
¡Así, sin pensártelo dos veces...!

-¡Joder, qué tío...! Lo malo de todo esto es 
que después de la eternidad,  ya no quede nada...!?

¡Bueno.../tampoco se puede ganar siempre!