Tumba de arrecifes…

Tumba de arrecifes...     xx
            la voz mártir.
La palabra... -casa del poema- 
sustituye a la imagen
como si no hubiera modo de escapar
                   al ojo fascinado.

Grieta/herida en la pared del papel.
          Gota/caldo que clama
colma el vaso de lo dicho.
Rosa y espinas de su misma piel 
arrancada de un sueño
...echada a volar como el fuego/
en un canto de sirenas/neurona
ya en calma.

Día a día nacen del silencio/
de lo callado
como navío que se echa a la mar...
Llave/pezuña tierra adentro
en busca de los caminos de su corazón 
-alivio y olvido-.

Las páginas de lo bello son olas/alas
que doblegan/miden, calculan
bifurcan y rayan el cielo.
Grito, 
danza/rincón de residuos...
Ruido/luz del alma 
y su condena.

Escribir y vivir
es como hacerlo dos veces...



En su cáliz delirante embrujado clama:

En su cáliz delirante embrujado clama:  xx?   
-No sé qué.
Cavernas mohosas, deidades sustrajera…
-¡Qué mal, qué mal…!, ¡fatal!

La probable disculpa se suavizó intacta,
te conceda tibieza con la presente respuesta...
Yo ensayando para el papel principal.
-Up…

Cruenta en ti reposa la ensoñación aletargada
hogareña/halagadora perdida ya para siempre.
-Cuesta creerlo, pero vas a tener que decírselo…
¿El qué?

Disculpa, se ha largado… no hay manera…
-¡Pedazo de cafre…!

Para mí la gente se define sola.
Todo lo que existe es lo que tienes.                
El mundo cambia...
Debemos hacer balance
     y que la gente/tú reflexiones,
despierten...

Creo que con esto nos podemos lucir.
-Debí imaginármelo que te pasaba algo raro…