Se afila la luz

 

Se afila la luz de la razón      x
con la puerta entornada
sin dejarse seducir
en el cuarto de las visitas.

Esa estancia helada
donde la voz/la idea parece 
que no quisiera salir
dejando flotar sólo un hálito 
de su fantasma.

Pobre silencio...
murciélago colgado
del paladar de la cueva
abandonando la oscuridad 
en un momento
donde la culebra espera
a la salida para devorarte.

¿Madura acaso el tiempo
de la arena blanca/de las palabras
con las vueltas que no le damos?

Pues eso... ¡Calla!