La vida y la muerte

La vida y la muerte              xx?  
en la misma cueva/cazuela/calavera... en el mismo nido.
Los tranquilicé con parsimonia dándoles el pico
sin fijar/fiarme de ninguno de los dos
y de cómo engullían... -en ebullición-
-Regurgitando de mi vientre hasta las tripas
que no era para alimentarlos-.
Vómito de miel manando incansable de la colmena/boca
como una corriente/lengua de lava
    que los atragantaba... -y el cucharón en la otra mano
para darles en la cabeza si se portaban mal-.

Hubiera podido continuar así hasta consumirme,
pero es que he roto toda esperanza de criarlos sanos.
Una cuerda, un lazo, una hostia o una jaula de alambre
por el furtivo/futuro...
tarde o temprano va a dar al traste,
       -terminará con todos nosotros/los tres-

La estación del invierno se avecina sin vías
pero con nervios/
-apisonadora en mano- y triturador incluido.
El cambio climático, la globalización de las ideas,
la enfermedad, la subida a la Toscana...
lo trastoca/desequilibra/debilita todo.

La resistencia de antes -de cuando eras joven-
desaparecida en combate.
El frío ha empezado a calar
en la tapicería del sarcófago/estante de libros
empotrados en tu cerebro -entre ellos prisionero-.

El nido roto/deshecho... con pulgas/colgajos
lleno de excrementos -y las inclemencias del tiempo 
                         haciendo de las suyas...-.
Unos polluelos esqueléticos/asustados que se han caído 
entre las hierbas del bancal
desde antes de ayer cuando me puse a pensar 
en todo esto...
Apenas tienen resuello para abrir su boca/alas
en señal de auxilio, y la culebra de la noche eterna... 
les acecha.

Yo por mi parte los he olvidado.
Sin “GPS” imposible de que den conmigo/ellos/ella...
Buscaremos algo para más tarde/después de cenar
sin pensar en acostarnos.

Ni un saludo me queda en reconoceros,
como sabios e inteligentes lectores
que todavía continuáis leyendo esta sarta de tontunas/
-sincerarme desde mi apatía/escuálido pretérito...-
Ha sido un placer estar con vosotros, un alivio,
una congratulación/chasquido de dedos.
¡En un “pispás”... todos muertos!

-¿Puedo hacerte una pregunta? 
-¡Vale...!
¿A qué ha venido todo eso... del final?
¡Pues no lo sé? 
De pequeño buscaba nidos/ y me gustaba hacerlo solo.

* Publicado anteriormente 08/05/18

6 comentarios sobre “La vida y la muerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s