Noto el pulso

Noto el pulso de mi corazón             xx?.
            en el ojo izquierdo, junto a la sien/
como un puñal clavándose, que avanza por las descargas
de los continuos cambios de tensión/razones 
en la ciudad perdida...

Y esa muerte mecánica/efervescente entre lo mágico
en un terreno dado de lo no concebido
                             que jamás hemos alcanzado
       tiritando en el portal del orfanato del miedo...
-cada vez que te miro/o te veo venir-
desatinada.

¿Y qué decir a su paso/en el pasado, -el de tu fantasma-
                               si ya no estás conmigo?
Alma que se alarga/lugar/rama menuda que se asoma/
doblega/balancea...
 ya de lejos olivo en el pico de la paloma negra.

Nunca nos pide nada/sólo soporta/pregunta...
cuándo/cuánto/cómo
nos queremos marchar/machacar, -y alza el vuelo-.
Sin rumbo...
Luego de su silencio largo/callado/
inquebrantable/vertebrado... estocada que nos atraviesa  
igual que un pincho de Vlad el Empalador
       príncipe de Valaquia y de las tinieblas.
       Nuestro resplandor entrando por la ventana
para convertirnos en cenizas...

Y, no obstante...
No hay ninguna ilusión mejor que se desnude hoy en día/
                                   ante mí que tú...
-con toda la mala leche/noche que nos dimos aquella vez-
                             ¿Te acuerdas...? 
                       Cuando todavía nos queríamos 
y la sopa corría de la mesa a la cama...
y de los chocolates con churros o bizcocho calientes
-que estábamos tan zumbados que perdíamos 
el apetito-/

Lo estoy dejando casi todo en orden/-mi amor- 
odio, rencor, recuerdos... etc.
Pero es que.../me llaman desde el rellano de la escalera
                               al cielo... -entiéndelo- 
Nos diseccionamos juntos con esa la voluntad de clases.

Sigo dando vueltas desde donde vine... 
-de continúo hacia ti-
              a la primera idea en la que te tuve/
y cuanto de mi imaginación me ve contigo -se agita-
          desde la primera vez que me hiciste tilín
como las faldas de una bailarina turca/sufí.
¿No lo has notado?  
     ¡Qué mareo... insobornable/!

¿¡Cómo no se van a caer las casas/los árboles del bosque
                                      a nuestro paso!?
Todo el mundo roto/en hecatombe/achicharrado
y apoderarse de mi tedio tanta hermosura/revolución
de la naturaleza una vez en el suelo... 
de todo lo tuyo... -ahí interviene lo sagrado-
y de nuestro camino entre-cortado.../   
                   y el canto de sirenas de lo nuevo...
que se perdió por el camino
con ninguna enfermedad incurable en su vehiculo al hospital.
¡Y no es verdad que todo sea/siga igual?
                  Porque esto toca a su fin.
              Sorprendente relación... de jugos/en juego.

Sé que te gusta viajar con el pensamiento/la lectura
te entusiasma/te ayuda a dormir cuando te acuestas...
-mejor que un polvo-.
¿Estás despierta verdad? 
¿Has escuchado algo de todo esto...? De lo ingrato que es/
Parece que no hay nadie... no contesta/
-sigue durmiendo mi amor...-
Somos el mejor ejemplo 
           de lo que se deja a los pies de la cama
                              de un día para otro.

Me llaman, me tengo que ir.../ -game over-
                     la partida ha terminado/
me voy a ver la tv/a echar otro rato delante de la caja 
               ¡tonta! o del ordeñador...
-Espera... decías algo¿? 
Dale al botón de la cafetera cuando te levantes/ 
...anda!

¡¿Chicos... por dónde se va a Empatía!?

* Publicado anteriormente 13/10/18

4 comentarios sobre “Noto el pulso

  1. Me encanta.. estamos a un mismo ritmo a un mismo latido
    Soñando volando pensando disfrutando lo que pudiera ser
    Y el gozo?
    Quien te lo quita
    Si no sueñas no vives
    Si no sueñas mueres
    Escuchaste mi susurro a tu oido esta mañana?
    Escuchaste te amo al oido?
    Sigue siendo el mismo
    El sentimiento
    El vuelo
    Nos gusta vivir asi
    No podemos dejar de….
    Bellisimo poema casi como esta mañana
    Cuando al ver tus ojos
    Acarisiaste mi alma

    Feliz tarde…. bendiciones ❤️

    Le gusta a 1 persona

  2. Cuando se echa la vista atrás en historias en donde el corazón ha sido protagonista no eches nunca la vista atrás, no encontrarás nada. La empatía no se conoce a no ser que la tengamos con nosotros mismos. Resetea, levántate de nuevo y vive. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s