Su quietud

Su quietud en fuga me asustaba             xx
               como presa agazapada me escondí 
detrás de la máquina traga-perras/
-penas del desierto de mi soledad-
llena de arena/añoranzas, atrancada sin funcionar.
Y el glacial del olvido/diablo crujiendo al deshielo 
tiritando manso en la imagen de no estar allí.
-Martillo de Thor 
empotrándose en mis sesos-

Me alejé de su destierro desanimado 
ante el sacrificio azteca que se avecinaba... 
                            destripado mi corazón
                                 con vuelo/fuego raso,
sobre la cabalgadura de un disparo del conquistador.
             En su desaliñado/desencajado rostro
vi el destiempo pasar huérfano con la siguente bala 
entre los dientes hacia la recámara...

Ahora abandonado vegeto/       -delego en todo
el yo de ambos en un plácido descanso...- 
mientras navegamos 
como dos cisnes rosa por la laguna Estigia.
              Sí... más muerto que vivo 
 y sin haberle pagado todavía al barquero
que me tiene de orilla a orilla hasta que junte las monedas.

Ha sido un placer.../ ausente de tantos "quizás"¿?
Pero bueno, -al fin y al cabo un placer...-
         con ese misterio que te desarma y desloma.

-¿A ti qué te asusta más?
Llegar... llegar tarde, o no llegar nunca.
Niguna de las tres cosas... Ser, -sólo ser- esclavo
en cuerpo y alma/  
hasta donde el gusto nos lleve...



 * Publicado anteriormente 09/10/18



Un comentario sobre “Su quietud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s