El cielo

El cielo es del pájaro que sabe volar;    xx-. 
       -el ojo...- su nido en el árbol de la vida/
 y lo pensé/algo estaba pasando 
mientras yo esperaba... 
Todos habían partido/desaparecido, 
menos yo
accionado por un resorte en la hora de las conjeturas/
                                    -era tan obvio-
El ser en la cueva del no ser... perdido/y así.

Equivocado/extraviado en la estación
                          quién lo sabe... -yo no-
Y me senté en los barrotes del banco/cuerpo/
cárcel de hierro de la cruda realidad
hasta que dejé de notar el culo entumecido... 
-anestésico reactivo- 
Sordo 
de un silencio abismal penetrándome
como la angustia/anguilas de río atraviesan
la red del tímpano hasta la cadena de huesecillos.
Y nos hicimos amigos con ese pretexto...
                  -buscando la perfección-
entre el caos de las cosas que pasaban/

El camino viaja dentro, –me dije-
aunque no se mueve/ni va más rápido de lo ansiado...
ni vuelta atrás alguna. 
En los raíles no hay pasado
                sólo futuro... -y no sé si lo sé
o era esa una sabia deducción-.
Mi punto de vista en el horizonte ya no se abre 
ni el alba arranca la noche de su silencio
como lo hacía antes...
Nuestro corazón es una deformación y late castigado 
-a golpes de lo corriente/vulgar/desmomificado
a latigazos... en lo que fluye-.
              
Y es cierto que también he elegido
lo que hay de él en el viento... -su palabra en el aire
volando sin medida ni reposo-
en la memoria de la conciencia bondadosa y del saber sufrir... 
-en la densa glorieta
 niebla de la esperanza/esperada aurora que alguna vez
                                   nos dejará volver-.
-Feo/ negro asunto... si te preocupa tanto.
No le tengas miedo o se convertirá en tu carcelero.

Ya, la miel y la cera junto al papel configuran mi mundo/
-reina, obreras y los zánganos- ciudadanos 
en deconstrucción/ y de su análisis observante.
Todo sabe igual, a lo mismo... 
-tomes lo que tomes-.
Elijo ser amparo de mi desolación/soledad/único habitante
en su destierro
elijo vivir en la distancia que me diste... 
y lo olvido/ -todo lo olvido- para no hacernos daño.
Vivir así es el calibre/disparo de la venganza 
de lo que no fue... -por no tener fe-.
 
La estación parece desierta, 
-es una maravilla el tiempo que hace...-
Gris/ todo gris y húmedo.
Respiro hondo, sabe mejor... lejos del agua contaminada.
Ya sé que mi tren nunca llegará.
-¡Irte...!? 
Sólo conozco una manera y por ahora, ¡no!
-Pues sigamos a las nubes... ¿Te parece?
 ¿o es el humo de la loco-motora?

Me tomaré un descanso/ -igual que el cigarrillo del después-
aunque sólo sea por el polvo del camino...

* Publicado anteriormente 11/11/18


12 comentarios sobre “El cielo

  1. Si la vida nos enseñara en que cielo hemos de fijar nuestra mirada para acertar sería ya el no va mas. Así echamos a volar dejando al corazón fluir, que no siempre, sin darnos cuenta de que nos hace presa suya sin remedio. Y aquí no valen los mapas para orientarnos. Buenos días, un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s