El viento,

El viento, la tempestad...             xx.  
la nube llena de vidrios rotos/nervios ardiendo
              a punto de tronar, de dejarlos caer/
                                 resquebrajarse...
-Todos y ninguno saben de ti menos que yo 
sobre el sentido de la serpiente-.

Soy el vacío mismo que no dejo
                         ni se puede llenar...
            Oigo sus pasos tras de mí, altivo.
            Sé cuáles eran por el número del pie
-la huella del enemigo que fui conmigo-.

La sombra se me adelanta
en procesión/premonición objetiva
aderezando/intuyéndose víctima a cada momento.
Están llenos de tierra sus zapatos, en connivencia 
con el enterrador
-prisas por verterme dentro del hoyo...-

¡Sálvame por favor!
-¡Olvídalo! Recuerda que nada es lo que parece, 
ni como te lo pintan... -salta/sal de ahí-
La táctica siempre estará a las afueras/
estratosfera del corazón... 
no seas pelmazo.

¡Ah!, mi quietud empobrece.
Estorbo, 
me pesan los huesos/-los huevos gargoles de los años
el ánimo falluto-.
-Luego, luego... ¿Qué prisa tienes?
¡No te quejes más!

¡Ay Señor, ten piedad de tu hijo!
-¡Ten paciencia... hombre!

¡Oh, mi atardecer!/ antecesor pasado sonríe.
Acabarme quiero ya la tarea...
Ver pasar el convoy de una maldita vez.
                         ¡Qué lento va todo...!
                         El cielo igual cada día,
            más liviano que un plumón de mosquito.

Todavía sueño...¿? pero eso no lo sé/ 
-si estoy dormido o despierto-
Habría que reducir distancias entre pausa y pausa.

Por alguna razón me reconozco lejanía... -eso es-
Uno no se acostumbra a ser un superviviente más
con toda esa crispación a la chepa,
mochila de las cosas que son irreparables/
insustituibles
-y por otro lado ya completa-mente rotas-.

¿Si me dejaran al menos curiosear entre los restos 
                de mi posible solución/futuro?
-Sabes que sería inútil cualquier pegamento,
                                ¡ya estás acabado!

Era sólo una idea, querido/y estimado yo...!
Sé que la saliva/ ni la pluma ni sus lágrimas 
                               me pueden salvar.

-En medio/mitad de este vacío hay una isla
que nos espera del naufragio.
¡Ya!

P.D.
Hay pequeños complejos que nunca echan a andar solos
pero tampoco te dejan. 
Son nuestros defectos los que nos hace así/
                               de diferentes...

El hambre y la sed de nuestro espíritu
no tiene espera/ni conoce/concede tregua.
Son las agallas y el coraje lo que nos hace crecer.

Somos la sombra en el suelo/vuelo de un ave 
                     en la memoria del conquistador 
de ese sol oculto
que prende por encima de nuestras cabezas...
y nos hace retroceder/a la vista.
        -El deseo de una piedra con ser río-
y la muerte desvergonzada limándose las uñas
para el baile/fiesta de disfraces que se avecina...

Nada acaba como empieza -salvo el hombre-

* Publicado anteriormente 05/09/18


4 comentarios sobre “El viento,

  1. Por supuesto que uno es el que mejor se conoce aunque a veces, muchas, no sabemos lo que hacemos y por qué. ¿Y qué sería de nuestros complejos sin ese coraje a veces? Demasiadas dudas le planteas hoy, pero me quedo con una de tus frases, yo que soy bastante impaciente y nerviosa muchas veces…”Distancia entre pausa y pausa”. Eso es. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s