Todas las mierdas

 

Todas las mierdas tienen un principio fétido,         x
un intermedio apretado y un final feliz.

Todas abandonan el panfleto con un epitafio abstracto
entre apuntes/zurcido borracho-garabatos raros.

Todas tienen dos posturas
póstumo supino/inclinado reverso...
la de fraile jorobado o la del coqueto labriego.

Todas descargan la gruta empujando sosiego
con repiques al viento.

Todas son reiterados bocetos/bosquejos
de escultóricas glorias venidas a menos.

Todas pespuntean chasquidos de fiesta
tejiendo puntitos de estrella de tormentas.

Todas con apretones embozan el anillo tozudo
molde del escultor franquicio/ ojete de tu ridículo culo.

Todas tarde o temprano ven la luz/
salen a la palestra siendo ellas mismas
auténticas sinfonías como estatuas inquietas
con su halo/olor envolvente del regalo que ofrendan.

P.D.
Recuerda que la parte no evita su totalidad...
-si hay mierda/eres mierda-.

8 comentarios sobre “Todas las mierdas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s