Te digo a ti…

Te digo a ti...     x+
esclavo de tu jardín,
rosa de mi guiar/
prisionero de tu decir.

Te escucho,
y suspendido del más leve latir,
tomo la cicuta
de poseerte sin fin.

Eres lo único,
eres la totalidad irrevocable
de un cuarto de instante,
...y en el más simple de los cobijos
tu infinito cristalino
de piel y carne,
corretea y se evade,
camina y se parte.

Eres por siempre...
mi más recóndito enganche.





Cuando te sujeto en el papel

Cuando te sujeto en el papel        x+
a la espera de darme por contento...
sacuden sus polvos los harapientos
tachando con su nublada faz
hasta el último de mis alicatados engendros.

Fundiendo la tinta en el blanco paño
se ciega cada cuadrícula con lodo de espanto
para secarse al calor del sol
esos tus ojos gratos,
tan firmes...
que, con solo un vistazo,
se lanzan a llenar mi vacío
en su ígneo regazo.


Te quiero…

Te quiero...          xx
y poseído por tus encantos
me embarco, navego y naufrago.
Y todo eso en tres veces que te miro.

Me aparto, me voy,
vuelvo y te encuentro.
Y otra vez, agazapado, te acecho.
Cierro los ojos y embriagado de ti
me atormento...

Te susurro en el silencio de mi soledad
cosas atrevidas, hasta despertar...
Y cuando te tengo,
eres sólo una sombra por realizar.
Cal y canto de mi ansiedad.





Teñido el velo azul

Teñido el velo azul         1º xx
de gris ceniza a negro,
con frescos aires de gotas caídas
está el cielo.

Húmeda la calma en tener ilusiones
acompañando al tiempo,
llueve la pena, con caricias,
agua que moja el cuerpo.

Ahogando la duda de esta mañana,
con la tierna visión,
la cálida esperanza
de recostarme junto a tu voz
en la más plácida almohada.


Yo, soy un animal

Yo, soy un animal        xx
encerrado en un cuerpo
de funcionario de carrera,
-pero sin ninguna meta...-.

Soy un escaparate de bastones,
de mis santos cojones/
perro goloso en este calabozo.

Me va Marco Aurelio, Kipling, Led Zeppelin,
T. Rex, Esopo, Fellini,
Lou Red, Mallarmé y la Grifils
Buñuel, Pessoa, David Bowie, Pavese
Dustin Hoffman, Jim Carrey, American Beauty
El Guiñol, Paul Klee, El Gran Wyoming
El Sabina, Manu Chao, David Hockney
Albert Pla, Gaudí, Condo, Groucho Marx y Kubrik.

Me gustan las migas, el chocolate puro,
los higos, la sémola, el pan y el vino...
El fresco, la noche, la lluvia, los amigos,
la filosofía, el cine, la pintura, 
la música y los libros.
Los dibujos animados, los besos, el cariño.

Me gusto al saber que “pá” rico no he nacido.
-Bueno, no lo sé...-
Esto lo digo por decirlo,
parece que suena bien
tal vez porque nada habría sido igual.

Quiero a mi familia,
es la sangre que me lleva y me guía.
Mis huertos son de naranjos/
las pinturas acrílicos
la respuesta a las preguntas
de tanto escrito en baldío...
Son la aspirina para esta calentura
que me mata por haber nacido.

Ya sé que todo esto suena a cascabel,
pero es que ese es mi ruido!



Hay días que hacen más días,

Hay días que hacen más días,          x+
horas que ruedan como norias
y segundos que se cuecen a presión
guisado en caldos sin ollas.

Hay ratos que hacen más ratos,
momentos que escuecen sin gloria
e instantes royendo jubilosos
el claustro que los deforma.

¡Ay, cuántos hay!
Mesura que no cesa,
granel destartalado,
abanico que te corteja.


P.D.

Somos matadores del tiempo...
Una gota minúscula/
lágrima del dolor de Dios 
que también se pregunta el porqué 
de todo esto.

Morir no hay que entenderlo
como un castigo... 
es una necesidad de la naturaleza
-pero que nos iguale la muerte 
no significa merecerla-.

Nunca sabremos 
a qué cuento ha venido todo esto.
Y eso es lo más desconcertante...
-no saber
lo que se oculta detrás de la vida-.






No sé qué fábula contarte…

No sé qué fábula contarte...       xx
si una agradable, amable
hasta caliente,
o una oscura, rencorosa,
hasta decreciente...
en la mariquilla tatuada
      de nuestra suerte.

No sé qué careta ponerte...
si una que ande de puntillas
afilada, medio condescendiente
o una pesada, enroscada
casi impertinente
en el ombligo de bobos
de este burdel/ -cabaret de gentes-.

No sé qué ungüento ofrecerte...
si unas cenizas de mejillas fieles
o un monóculo de ninfas crueles
en la encrucijada que estrangula
nuestra rebanada de muerte.

P.D.
Nacer, morir, vivir para partir  
al nunca jamás...
Y todo eso sin molestar mucho/
ni resultar incómodo, ufff...
¡Cómo cuesta Señor! 

Ya sé... que sólo los ganadores
pueden lucir la etiqueta de sus principios/ 
-un don nadie lo puede ser cualquiera-.

Somos el eco del sonar de nuestra mente
chocando contra los otros...
-la voz/la mirada/los escritos, el arte-.
Cualquier acto es una manifestación del interior
navegando en la configuración de una conciencia.

Somos una razón de carne y hueso.
Una idea con piernas y brazos/
Un deseo con alas.
Un corazón con garras y dientes.
Una vida que no sabes si es un sueño...
Un futuro a corto plazo.
Un pasado desde hoy mismo.
Un mañana calavera.
Un sentido negándotelo todo.
Un espejo -a lo Santo Tomás-
Un Pepito Grillo de las mentiras.
Un Pato Lucas de la fe.

¡Qué más cosas para decirnos...
-que yo he estado aquí y que tú también-.
Hablemos de igual a igual/trasversal
lo mismo cuela.



         

Se muere la deuda

Se muere la deuda contraída          xx
en la lejana templanza,
con el lívido gorgoteo
de respirar -con tu babosa...-
en el fondo de la charca.

Se marchita la hoja fresca
en el umbral/ -abandonado el día-
por el cálido viento/beso de la carne
que la arruga y fulmina.

Se encoje el joven pellejo
en espinosa atonía
desecho de infortunios
arrebato ilógico de alegrías.

Ya no acuñas ni con yeso de alabastro
las agallas de tu hombría;
eres un capullo.../esculpido rebote
de pelotas en alferecía.

Lo que tanto clamabas al cielo
hoy te entierra en vida.

P.D.
Cuando algo no se corresponde a las expectativas,
un pétalo es arrancado/vaciando el cáliz de su alma
y de su mirada para siempre prisioneros...

Cada realidad es un disparo al corazón
del niño que se había escapado de clase,
harto de tantos engaños...
-Nada vuelve ni retorna de sus cenizas-.

Somos... de lo que queremos, sus restos
de lo que hemos soñado, la mentira
de lo que nos amó, un suspiro.

-Al final siempre anhelamos ser 
el otro que no hemos sido
convirtiéndonos en su sombra...-