Al verte te reconoce…

Al verte te reconoce... y renaces         xx   
-inocencia perdida/subconsciente de aquellos bellos días- 
                        y su caravana de hormigas,
pluma en el tejado, botín que no se quiere soltar
hasta haber alimentado 
a todas las larvas del deseo...

Vástagos sacándole los ojos al diablo del miedo
          de haberte predicho, endiosado sólo con la mirada.
Deriva/diva, paja suelta volando 
como semilla de pie de león sobre mi pecho.

Y de regreso/reentrada a la distancia de la crueldad 
                                      menos finita
                      altar lleno de flores donde te puse...
Y esa elección inconscientemente disminuyéndonos.
Hasta estrechar/echar nuestros corazones
por el pasillo de la razón.

Demasiados tatuajes en este destierro 
y desánimo...
Necesito un alma para venderla        -a posteriori-
pero todo está truncado... me la arrebataste/
         arrancaste 
nada más llegar a tu fiesta.

Goma que se alarga/enganchada en el crucifijo del contratiempo
     contraste de la suposición mal heredera del amor.
Cerrojo sin ninguna intrascendencia...
Nuestro cautiverio así postergado, presos
   intentando prestar nuestro odio al Dios de lo no nacido.

Y de tu ira/rencor ni me acuerdo
porque quizás no existió...
Pero hoy tengo la rabia de un perro de pelea en celo,
                                y eso no me salva...
Ni que vengas otra vez a decir
-te quiero-.


6 comentarios sobre “Al verte te reconoce…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s