Sólo vivo bien…

Sólo vivo bien                    xx?   
cuando me remonto aguas/río arriba...
             cuando la selva se cierra sobre mí.
                  Cuando la luz cazada por las sombras 
tiñen de negro la ciudad del acogedor e idílico
aislamiento.

Cuando la mano de Dios se queda a una orilla del cielo
              llamándote para que cruces y vuelvas.
Pero te das cuenta de que te has vuelto lento... 
                                   muy lento.

-¡Corre, cámbiate de sitio!
Antes de que te pillen los ángeles furtivos del demonio...
¡Ven conmigo! -me grita.
No, no puedo andar... ve tú con los otros, ellos te necesitan 
más que yo.

           Me tiene paralizado el dolor/coronel del miedo.
¡Ojalá pudiera...!
Noto sus brazos como cuadrigas de Ben-Hur tirando de los míos
hasta descuartizarme.

A veces es bueno salir a la calle, lo sé... 
     y dar una vuelta y mirar el vecindario. La colada tendida,
las bragas de la señora del piso de arriba, la lavadora 
que echa chispas, los gritos del televisor
                                 o los propios del lugar...
Esos pequeños detalles que delatan la existencia 
vida más allá de las paredes...

-No, no hace falta que me lo digas... ya te has tomado un cubata/
¿eres un borracho hogareño, no?
No te preocupes, a todos nos da por algo...
Nulla certa manet  (“Nada permanece cierto.”)

Bueno, siempre nos quedará París,     
               -lo que hemos sido...-.
              
-¿A qué viene eso ahora?

6 comentarios sobre “Sólo vivo bien…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s