Me cago/

Me cago/hago encima         XX?  
cuando apretando cierro los ojos 
e intento ver el lugar donde habitaré 
                  una vez haya muerto.
Junto a los no natos -digo yo-
en el parking de los no vivos.
Enterrado sin más...

¡Uffffff!, ¡Qué miedo,
está a la vuelta de la esquina!
Pero desconozco de qué esquina se trata...
Vamos a relajarnos y apretar “p´adentro”
luego lo que tenga que pasar que pase.
Esto de morir por obligación...¿?

¡A ver!
Desaparecerá el mundo conmigo, lo sé.
Me lo llevaré puesto 
y a cambio no sentiré frío ni calor
ni el aroma de los huertos, ni el del pueblo.
El silencio será sepulcral/prolongado,
la oscuridad pesada/tensa 
-y muy severa-.

¿Hacía dónde estaré mirando?
¿Cómo se habrán quedado mis ojos?
¿Y mis últimas palabras...
que de lejos me buscarán ya sin oídos?
¿Con qué gesto me quedaré?
¿Cómo se habrá quebrado/quedado el último sueño?,
-ahora con su habitáculo vacío...-

Esa es la vida/ un suspense...
una despedida prolongada 
que se rehúsa mirando para otra parte.
Cambiaremos de hueco y seguiremos existiendo/
los huesos y la carne al son de nuestra descomposición.
¡Ya ves, todo vale a la hora de especular!

En algún lugar desde la gran explosión
seguro que tendremos otro camino distinto
al que hemos conocido y nos estará esperando
a nuestra medida, distancia y forma.
¡Siempre!
Seguro. 
¡Qué te lo digo yo!
¡Tantos han dicho ya tantas cosas!
¿Por qué no va a ser cierta/ o a valer esta...?

En este nuestro corto/-reducido entendimiento del lugar-
una vez que nos asomamos ahí fuera...
No te lo puedes imaginar de otra manera 
-ni estamos preparados para lo que no se sabe-
por eso seguimos como estamos.

Es tan amplio nuestro desconocimiento
como el cúmulo de sensaciones que ignoramos 
y nos serían de gran utilidad de haberlas concebido...
-¿Y cómo le puede afectar al conjunto 
una vez puesto en liza lo que hoy no podemos abarcar?
Nadie lo sabe.

Confía en estas palabras, a mí me gusta verlo así:
si no sabemos... es porque no alcanzamos a entenderlo
sumergidos en el espeso espectro/espejo de honda.
Oda/hada ciega con la que viajamos hacinados 
en un circo/micro espacio de tiempo
sin ser conscientes de nada. 
Entre otras cosas
porque no estamos preparados.

Lo que conocemos es el reflejo
que hace de ello nuestra mente: 
subjetividad le llaman... 
-con gafas de culo de vaso-. 
Pequeño nomo/residuo del culo del cosmos
en el camarote de los hermanos Marx.

¡Aunque no me importe...!
¿En alguna ocasión/momento te has imaginado
otro mundo ideal... diferente al que vivimos?
Pues ahí es donde creo que vamos cada uno;
al suyo/tuyo, nuestro.
¡Así, tal cual! -A otro sueño-
Igual que todo esto lo fue antes...

Que sepas que todo está grabado de antemano
y si lo recordamos es porque de su eco 
somos prisioneros/-no nos podemos escapar...-
No te has dado cuenta al hacer algo que pareciera
que ya lo habías hecho.
O cuando se te está olvidando algo
como que supieras que te falta y al poco das con la tela.
O cuando haces esto o aquello
tener la sensación, visión de él ya pasado/acabado.
Y esa guía que te lleva en la dirección óptima/oportuna
como si alguien te lo estuviera chivando desde algún sitio
desde dentro-interior de la cabeza...
Y se realiza/tiene lugar tal como tú lo ves,
hayas visto, presentido/presurizado, 
y así, -sin mover un sólo dedo...-

Y aunque perezcas/parezcas visiblemente afectado
por lo doloroso del tema, no tengas/
padezcas dolor ni temor...
Incluso puede que vuelvas a estar con la gente/
-cosas que incluías en tus sueños- 
y de tus vidas paralelas inconclusas acarameladas.
Por desajustes en la programación y cosas técnicas 
de esas en el avatar, 
en la mayoría de los casos... en otro estadio/

Y no es por darte ánimos, ni de prepararte para nada...
Ya ves que es muy sencillo -pensar a nuestra conveniencia-
sobre nuestro futuro, y yo lo quiero así...
Y cuando estemos allí, una vez desde ahí 
                  verás como tenía razón...
Porque puede que nos lleguemos a conocer,
nos crucemos la mirada o el saludo y nos reconozcamos
por el parecido que hayamos tenido con alguien de nuestro
entorno, -mi cuerpo o el tuyo-.
A lo que te será más fácil
entablar una conversación entre los dos/ambos...
Y hablaremos de esto y de aquello, como si no
hubiera/estuviera pasando nada.
Ya verás, es así...¿?  
Te lo aseguro.
¡Hasta luego! 
      Ya te contaré.
Espero que existan librerías/teles, cines 
y los bares disco
lo demás lo doy por sentado/seguro,
lo de las chicas y eso... -que también-.

¡Ah, una cosa!,
si esto no te reconforta... piensa que las galerías/
túneles de los que te hablaba antes. 
Avenidas en nuestro cuerpo/corazón, cráneo, 
a través de las que nos sucederán y aniquilarán  
       sus nuevos huéspedes al caer derrotados 
       al fin en el vehículo de la carne...
Sólo son pasadizos por donde escapará nuestro cariño/
ideas al corazón que siga latiendo fuera de nosotros
/por nosotros,
aceptando nuestras sugerencias/mensaje, legado
como un baipás Cielo/Tierra.

-¡Qué locura!
Y todo por no querer morir de una puñetera vez.
¡Señor, qué cruz...!
¡Tienes más hambre -de vivir- que un perro chico, 
chaval!

Y no mires atrás,
el mordisco, ese “bocao” amargo lleva escrito tu nombre.
Eres la huella del camino que no se puede salvar/saltar
ni escapar al depredador que llevas dentro...
-Nos perseguimos a nosotros mismos
y le damos muerte al traidor-

-It sounds Greek to me (“Me suena a chino”).
-Y a mí.
-Pues Fíat lux (“Hágase la luz”)
-Anda, pasa tu primero...



2 comentarios sobre “Me cago/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s