Desde tu terraza a la mía

Desde tu terraza a la mía         xx
se deslizan por un tobogán
de un lado para otro,
lo que nunca nos dijimos.

Cogida la noche
de la mano del silencio,
en su reposo/remanso descansa
la poca luz que aún queda.
Un mimo desde la penumbra
nos hace señas
cruzando esa distancia
que no alcanzo a comprender.

Un atractivo sueño dorado
de lo que no ocurrió
reconforta la prisa de la sangre,
pausado por la lluvia de intermitencias
con un brillo ajeno/anónimo
de lo que no se deja ver...

Cuánto echo de menos
no haber estirado
el tiempo un poco más
ajustándole las manos
a nuestra cintura.
Haber atrapado/encerrado 
la totalidad del universo
en una bola maciza de cristal
para que no siguiera dilatándose
mientras nos tenía juntos.

Ahora te vas
estrangulando el pañuelo del ánimo
atrapado en el eje
de esta noria tan alta...
A la sombra de las agujas
del reloj de la torre
donde sólo se atreve
el segundo
a dar un paso más.
Dejándolo todo nuevamente
al descubierto
como estaba antes
de que llegaras tú...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s