A mi labio más sensible

A mi labio más sensible         x
con su piquito de pez volador de agua salada, 
de leche marina,
casi siempre rebobinado sobre sí mismo.
Un sólo pensamiento obra u omisión
le hace falta para que se deje ver.

No se queja aunque lo lleve colgando.
Lo pongo en una cuna de algodón
mirando al cielo para que se duerma.

Si algo le despierta lo hace muy atento.
Está obsesionado con la paja de interior,
no la de granja, ni la de corral,
ni siquiera la de la gran ciudad.

Yo le digo que eso
sólo es un tirón de orejas a la soledad.
Apología cincelada entre los continuos paréntesis
llenos de puntos suspensivos que hay
dentro del párrafo de lo no escrito.
Y lo lío más de lo que está, al pobre...

Y aún que así se lo creyera... –porque todo es mentira-
Él me pregunta:
-¿Pero se nos caerá el pelo, el tuétano, la médula o
el cerebro?
-¿Se nos marchitará el espíritu santo apócrifo
en forma de paloma? 

Yo le contesto que no, que todo eso
no deja de ser una mueca a la desgana
de algún matarife de porqueriza
metido a redentor.
Que presumiblemente quería tener a las pobres almas
sumisas/sometidas, sin eso que todo lo devora
y a todos nos gusta...
Sabedor del peligro que eso conlleva.

Es como un no echar el pie hacia delante,
un quedarse quieto para más seguridad 
o qué sé yo...

Pero, a todo esto, él con un gesto
me indica que me deje de cuentos
y vayamos al asunto.
A lo que yo
no tengo por más que obedecer.
Porque él es mi amo/amuleto de la suerte
y además es un encanto, cántaro de placer...

Un comentario sobre “A mi labio más sensible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s