Ayer me diste un bendito beso

Ayer me diste un bendito beso         x
en el corazón...
Caballo de Troya que no acepto.

Me gustó como llegaste,
incluso mientras te acercabas...
Como un tierno lazo
envolviendo tu regalo
sin nada aparente en su interior.

Lo corté harto de estiramientos
con la yema de la ilusión
provocándome una herida hemofílica
intratable...

Cómo puedes ser tan lista de repente
cuando ayer estabas al final de la clase
tomando los apuntes
sobre las campañas de Julio Cesar
en la Galia.

Al final
no sé si te acuerdas...
si tomaste buena nota
de que Bruto se lo carga.

Un comentario sobre “Ayer me diste un bendito beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s