Caballero andante…

Caballero andante...   x
muñeca de cristal.
Escorpión alado/
suspiro letal.

Corazón templado,
guerrero de “na”.
Peón en jaque
melodía “encadená”.

Cegador encanto,
enroque de azar.
Paseo de vocablos
eterna “cruzá”.


P.D.
Nos educan en la fantasía;
nos enseñan a ser felices con poco
...y luego no sabemos como seguir
cuando dejamos de ser niños.

Con los juegos se van construyendo
...aprendemos a vivir en el mismo castillo/ilusiones 
que con el tiempo vemos caer.
Somos un lego imposible que hacemos y deshacemos
en busca de la perfección 
-...que nos satisfaga para siempre-.
Para ponerlo en la estantería de los buenos ejemplos
y que hartos de verlo nos acordemos
de que la verdadera felicidad era/
se sentía mientras lo rompías... 
pensando en lo que harías después.

Los ejemplos -y sobretodo los buenos- 
     son para destruirlos/desintegralos
con las manos/los huevos o/varios...  
-con los cuernos si es preciso del engaño/esclavos-.
Ese Moisés de nuestra cabeza
navegando por el Nilo/nido de serpientes venenosas 
                                        del pasado.

Querer lo mejor no siempre es lo más acertado/atrevido...
ni perderte significa que lo encontrarás.
Somos la destrucción de nuestro presente/
sin nosotros nunca habría futuro...
-somos los restos de una partícula/partitura
del tiempo pretérito perfecto simple-.






No es por nada…

No es por nada...            x
pero se van apilando los enfados
configurando una piña bien compacta.
Apenas quedan espacios en sus celdas
para aguantar más porciones de evasivas
ira, sumisión incontenida...

Piñones presos intratables/
tiros a bocajarro/degüello 
desuello de la pieza...
Todavía chorreando la sangre
por la pata de la mesa/cuchillo 
del matarife.

No se curan/remedian...
ni con las mariposas del arrepentimiento,
ni con el fuego/tizón del perdón póstumo,
ni con la bragueta abierta/suelta,
ni con las bragas “bajás”.

Nada puede hacer cambiar todo esto
de imagen, contenido, forma...
Nada puede sustituir los vocablos vertidos
los volcánicos vacíos dejados en las entrañas
después de la erupción del cruel Apocalipsis.

Lava que calcina al poblado y sus restos...
-señas de identidad de un pasado en común-
Zumbidos de enjambres de abejas rabiosas
atareadas/"atacás” por las arterias dilatadas
de la fina piel de la trampa/traumas/pelea.

Ni resucitar, hacerlas tangibles
asumibles, comestibles
las magras intoxicadas ahora veneno...
Llenas/abarrotadas de muertos sus trincheras
en una táctica de guerra de desgaste
día tras día.

Tal vez... 
En el ocaso del acaso
puede que resultara/pudiera haber sido 
de otra forma, de alguna otra manera.
Pero no sé…
-¡Tu bendito culo/cerebro, ¿dónde están
al suponer esto?!

Hay cosas que si se dicen/tocan
ya no tienen vuelta atrás/impiden una solución...
Que al decirlas te corresponde/corrompes/asignan
una llave de casilla secreta
donde se guardan
con un explosivo/detonante/nido unido a ellas.
Con su llave maestra arrojada al río.

Que desde el mismísimo instante en que las oyes
notas salir de tu boca/la suya...
revientan/estallan en tú cuerpo.
Entonces sientes como todo cambia
alejándote de la estancia/estación al hospital
sin ánimo, sin gas ni ganas
para volver nunca jamás, ni alguna vez...
Incluso te olvidas de inmediato de la clave
santo/señal y seña
con la que lo hubieras evitado/arreglado todo.
-¡Vaya...como el que lo necesitara!

Y una caja y su corazón/coraza
al otro lado de la calle del mundo 
viéndote marchar esperando
expectante...
-Pobre ignorante tú...
¡En el fondo eres tonto de solemnidad!