Escuchad mi grito animal…

Escuchad mi grito animal...         xx
dualidad corrosiva/
carcoma de hambre y pan.

Escuchad mi grito animal;
candilejas de monsergas...
transeúntes en "espantá".

Escuchad mi grito animal;
comadrejas de serpientes/
acordeones en lata.

Escuchad mi grito animal.
Frígidas vestales/
"granás almidonás".

Escuchad mi grito animal.
Hímenes vaporosos,
deseosos del maná.

Escuchad mi grito animal.
Guillotinas cluecas...
de recatada "disfrazá"

Escuchad mi grito animal.
Colgado de este vientre,
viudo a perpetuidad.

Todo da vueltas…

Todo da vueltas        x?
  como acelerado...        
escalando el techo 
por la sombra del tejado.

Casi ciego, 
los conjuros me elevan
en máculos globos 
de ideas mal nacidas
      por otras nuevas 
en tinieblas desaparecidas.

Sin nada que echarme a la boca
derrocho cada día, 
muy devoto al silencio...
vestales horas retenidas
chorreando relamidas
     en esa fatigosa calima.

No me gusta tenerme así,
sólo quedas tú y tú soledad...
Pero si hasta aquí he llegado
al menos, existe algo de verdad:
mis ganas de empezar de nuevo.

Está claro:
Que “tó y ná” es lo mismo...
como el cianuro destino
o este párrafo último que escribo.

P.D.
La vida nos va envolviendo lenta-mente,
teje a nuestro alrededor
       sigilosa un capullo...
Si quieres escapar y romperlo
tienes que transformarte 
en otra cosa.