Un rasguño

Un rasguño es algo mágico...   xx?  
ilógico 
Hoy vivo en él/... -de alquiler en su herida-
                             y vuelta al disparo
al rostro de tantas cosas dejadas/quedado atrás/
ya casi muertas... -en esta apestosa ruleta rusa-.

Su silbido de antaño/susurro de la bala 
atravesando el aire y mi sien... -crujido-
me despierta en la noche 
como tantas veces lo hizo antes... al uso/ 
por diversión, -porque sólo era un juego-
Y me doy cuenta... y la vuelta
con ese orgullo/regusto a melancolía
de plomo lamido en su enjambre del cargador/
ensanche de babas y de dolor en el interior de la vaina 
transfiriéndote a las afueras.
Fijándote pasajero en la misma nave de lo que esperas 
                       y escapamos al mismo tiempo...

Pero ya nada significa lo mismo...
Esa prohibición de no dejarte huir; 
-el desaparecer por completo- ya no es una prioridad
porque quieres/sientes
               que aún no está todo dicho/ni hecho...
               y el no poder hacer algo más por ti
                      se convierte en una quimera
pero insistes...

Has burlado los planes de tu destino
-una vez más-
mientras gritabas de contento por la calle...
-a los cuatro vientos-
y te detienes a ver lo que pasa,
algo pasa.../ 
algo que no está escrito... -es el eco de las sombras
del disparo por hacer-.

Trapicheos de malabarista perroflauta...
con su moneda de lástimas/limosna que cambia de mano, 
la mano de cuerpo/
el cuerpo de alma y vuelta a empezar...
-con ese sabor a metal de la bala
ya entre los dientes-.
Fin.


P.D.
El que avisa es un traidor.
Cualquier anuncio es la derrota de su causa
...la cobarde respuesta a ninguna pregunta/
Si lo cuentas... igual ya no existe.

Ser es hundirse en el silencio de la voz pensada
y saber de lo callado su veredicto
sin ningún otro alarde de naturaleza animal...

Lo que es/lo que pasa/lo que está -nunca muere-.
Sólo la realidad de lo tangible es intransferible/
inmutable.
Somos/nos vemos por el vapor de esa idea 
condensada en la tapa de la olla del cerebro.
Agua tibia con alguna sustancia... -neurona nadando-
nada más/

De todas las cosas

De todas las cosas que me pertenecen...          xx
de todo aquello con lo que sueño,
-eres mi eterno consuelo- .

Te abrazo, te quiero,
te susurro en voz alta,
y, entreabiertos los ojos,
te poseo...

De todas las cosas que me pertenecen,
de todo aquello con lo que sueño,
eres la alegría en el silencio,
el respirar último
del quebrantado juego.