Solos se balancean los recuerdos,

Solos se balancean los recuerdos,         xx+
tendidos como ropa usada
a la suerte del viento.

Solos se balancean los recuerdos,
una vez gloriosos
queridos como ciertos.

Solos se balancean los recuerdos,
cacheados por horquetas
en la ubre del intelecto.

Solos se balancean los recuerdos,
en babateles mimados
del apartheid doméstico.

Solos se balancean los recuerdos
colgados de sus tripas
vagabundos en el tiempo.


Amanece tirando las cartas/

Amanece tirando las cartas/        x
reparto de palos sobre la mesa.
Y de nuevo no ocurre nada digno de mención,
ni de especial...

Los contrincantes, género, número/
animal, cosa, amigos/enemigos y conocidos
desconocidos/descosidos descontentos...
Todos están en sus puestos, acechantes;
listos para joderme
-y tan feliz-.

Estoy acostumbrado
a barajar
a cortar
a dar
a recoger
a ganar
a perder
a estarme quieto si es preciso.
A sólo mirar, -que también se aprende...-

Pero ya me estoy cansando;
cosa que mi gafe/-pariente de mi mala suerte-
no siente
ni hace/ni padece...

Voy a intentarlo de nuevo/
otra vez.
A ver si ligo, si cambia algo todo esto...
con otra mano/partida.

O me salgo/largo del bar, salón/casino
y los dejo a todos
con el moño/nudo hecho.../puesto.
Con lo que me quede
         en los bolsillos,
aunque sólo sea para ir tirando.

-Ningún deseo pequeño hace milagros grandes...