Reportero castrense

Reportero castrense     x+
en burdel de alcoba.
Privilegio de sapo
en el salón de los castigos...
Espía eventual
de carcajada marital.

Nunca querrás morir
porque muerto estás...
Nunca querrás vivir
sin el más allá.
Nunca será poco
hasta que dejes de soñar...

Recuerda que la vida
es un movimiento amable
en la supervivencia/sepultura 
de tu ser animal 
-desenfundado 
de la cartuchera del tiempo-.

Puede que algo diferente...
con los mismos colgajos
-mejor o peor-
pero como los demás.
Sólo eres otra oportunidad
de un mundo casual.

P.D.
Y tú abrazado/agarrando farolas
como un borracho perdido
en mitad de la noche.
Con los ojos extraviados
por los reflejos de la luz
en el cielo de los charcos...

No podemos escapar
de esta trampa.
-Somos la cobaya
en la mesa de experimentos
del laboratorio de Dios-.

Somos lo que nos dejamos hacer...
Mientras sigamos sin conocernos
nunca sabremos contra quién debemos luchar/
Amén.

No soy lo suficientemente modesto

No soy lo suficientemente modesto      x
como para no desearme la salvación
y amor eterno/absoluto...
Me recomiendo para un puesto privilegiado
una vez consumida mi porción del pastel.

Agradecido quiero brindar por el placer
que he tenido/el gusto en conocerme
y de conocerte...
Por insignificante o ridículo
por nefasto o glorioso
no deja de ser un lugar en la fiesta...

Fiel a la naturaleza... me gusta todo 
en su óptimo estado.
El antes y el después
para cuando no haya más remedio.
Y la nada para siempre...
Es tan amplia, tan esbelta
tan dulce... 
tan tranquila.

Me dejo vencer o ganar

Me dejo vencer o ganar      xx
según me convenga.
Sólo para darme en el gusto.
Hay veces que me rindo
sin saber de la batalla
para no desgastarme.

Adoro, saboreo entero
ese espacio vacío
que sólo tiene la forma
que tú le das.
Él también debe ocupar un sitio
de privilegio
aunque sólo sea en el patio de butacas...

Eso de vivir cada segundo
con la misma intensidad
como si fuera el último
no va conmigo,
ni con la razón de los relojes
ni con una sola gota del sudor
incorrupto de cualquier esfuerzo.

¡Menudo estrés, insano, innatural,
inapetente, insatisfactorio,
innecesario y más que ridículo...!

¡Qué más da! dejarse llevar
en brazos de la atractiva
y deseada desgana
que te reconforta, que te reposa,
que te desparasita de lo cotidiano
alejándote macerado navegando
en el flácido lecho de lo vulgar...
En esa lidia casi divina
desprotegido de los cretinos bastardos
que te acosan, que te hacen "vil-útil"
después de rota esa vigilia virgen
del ahora.

¿Qué te parece sí nos vamos al bar...?
¡Yes!