En mi tranquila habitación

En mi tranquila habitación      x?
derrumbo sin saber
cuántas paredes quedan por hacer...
Y cebado por su perverso encanto,
me disuelvo en el cauce amargo
de esta dilatada noche,
solitario refugio del plácido verano.

Pero pronto otro día llegará...
y, encerrado en la máscara
de tinta/
de pasta de cristal,
hoy te dejo estrellado
en el folio blanco,
cornisa fecal...
ese de no decir nada/
-calvario de mi soledad-.