¡Qué tú y yo

¡Que tú y yo estemos aquí         xx
no se lo debemos a nadie...
porque tarde o temprano
tendríamos que pagar
a razón de lo que vale.
Y que yo sepa/
la vida no tiene precio.
-Acaso con la muerte...
y eso no tendría
ningún sentido-.

¡Qué existas, que dures/
que comas, que andes descalzo
-...sólo es una suerte-.
De todo lo que te podía estar pasando
sólo te pasa
lo que en este preciso momento
el destino ha elegido para ti...