No sé qué fábula contarte…

No sé qué fábula contarte...       xx
si una agradable, amable
hasta caliente,
o una oscura, rencorosa,
hasta decreciente...
en la mariquilla tatuada
      de nuestra suerte.

No sé qué careta ponerte...
si una que ande de puntillas
afilada, medio condescendiente
o una pesada, enroscada
casi impertinente
en el ombligo de bobos
de este burdel/cabaret de gentes.

No sé qué ungüento ofrecerte,
si unas cenizas de mejillas fieles
o un monóculo de ninfas crueles
en la encrucijada que estrangula
nuestra rebanada de muerte.

*

Nacer, morir, vivir para partir  
al nunca jamás...
Y todo eso sin molestar mucho
ni resultar incómodo, ufff...
¡Cómo cuesta Señor! 

Ya sé... que sólo los ganadores
pueden lucir la etiqueta de sus principios/ 
un -don nadie- lo puede ser cualquiera.

Somos el eco del sonar de nuestra mente
chocando con los otros...
-la voz/la mirada/los escritos, el arte.
Cualquier acto es una manifestación del interior
navegando en la configuración de una conciencia.

Somos una razón de carne y hueso.
Una idea con piernas y brazos/
Un deseo con alas.
Un corazón con garras y dientes.
Una vida que no sabes si es un sueño...
Un futuro a corto plazo.
Un pasado desde hoy mismo.
Un mañana calavera.
Un sentido negándotelo todo.
Un espejo -a lo Santo Tomás-
Un Pepito Grillo de las mentiras.
Un Pato Lucas de la fe.

¡Qué más cosas para decirnos...
 -que yo he estado aquí
y que tú también-.
Hablemos de igual a igual/
lo mismo cuela.