Se abren las ganas…

Se abren las ganas... a "bocao" limpio       x
con la imagen lejana, pero traviesa,
de un culo redondo y dos tetas bien puestas.

Se abren las ganas sin pausa, sin tregua...
con los ojos clavados en la densa glorieta
de dos torres gemelas, firmes doncellas.

Se abren las ganas en pataletas y refriegas
envuelto en mantos perfumados de frutas selectas...
Dulces como el almíbar, espumosas como la cerveza.

Y sin darte cuenta cuando quieres retenerla
se cubren los ojos con la sombra sedienta
de hambres preñada, de sogas que tensan...
esa que casi siempre, cuando asoma, te desforesta.

Ahora, eres un capullo de seda cosido en su tela de araña,
...suelta sobre pedregales de rallies mafalda.
Un clavo en la carreta de la más humilde leyenda.
Una mota de polvo que le quita el brillo al mundo...
Un fusil de asalto encasquillado de falsas promesas.
Una puta vestal de Cnosos abierta en canal.
Un palacio de hadas/avispas en la cámara de gas
del ventrículo izquierdo de tu alma "almidoná".

Ya no vales "pa ná", ni para echarte "pa lante"
ni para echarte "pa trás"... ni para volver a empezar.
-Todo lo que empieza, -es un riesgo que hay que correr-
¡Ya!


Abrí la caja

Abrí la caja y no era de nadie/             xx?
ni estaba vacía.                 Mentían...    
Pero no lo entendí...
     olía a nuevo/limpio, -negándotelo-.
El gato de Schrödinger.

No sé si quiero renunciar al lujo de no comprender?
¡Y que tenga que plantarse después en la tierra
                         mi desconocimiento...!
     ¡No puedo permitírmelo/ni perdonármelo! ¡¿O sí?!

¡Larga estirpe a la sabiduría en el exilio...!

Herida demasiado grave e itinerante, ¡Verdad?
¿Quién saldrá ganando...? 
El ser del saber o el no saber de la nada¡?

-¡Oh Dios!,  lo que me temía.../     
                          sonríe solo.


P.D.
Existe una dualidad en la comprensión de la realidad 
                           que nos alimenta/elimina
     conforme se distorsionan la notas del concierto
                en la sala/-orejas de cada cual...-
El conocimiento/aprendizaje junto con la razón
nos llevan al huerto por el mismo camino/
conducto del paraiso/
pasadizo/laberinto de tu cerebro.

Nunca saldremos del vacío que se ha llenado
con el saber juntos de todos los tiempos.
Somos una vasija vieja en la lejana lontonanza/
alazena 
del bebé que nunca será hombre...

No saber no sirve 
salvo para empezar a dudar de nuevo.
Cada uno es la distancia entre la verdad
de su entendimiento y la falsedad de la cosecha
            que ha engendrado por el deseo...


Quizás lo único que nos salve
sea la diferencia/ en el contraste de encontrar
                  -por eliminación de pareceres- 
el que puede que no seas... con respecto a lo demás/
y sonreir como el no engañado.

Sonreír es señal de duda... -buena señal-
entre tu interior y la nada/
...una gracia del sistema
que te brinda contenerte de matarlos a todos.
Porque nunca te vas a enterar de lo cierto
en esta puta realidad/alma de mentiras
...y qué mejor que la ironía
para salir al paso 
y seguir como el que quiere llegar algún sitio.

Ser y saber es tropezar dos veces en la misma piedra.
No saber y querer algo es como estar ciego.
Ser, saber y querer... no es lo mismo.
-Uffffff, cada día te/lo lías más.

Soy la pata/pierna/botita/    Calígula de un romano 
en la campaña de la Galia/Germania y Peloponeso 
al mismo tiempo...
-¡Ya!



No grites…

No grites... no queda nadie,     xx+
    ni hay salida por la puerta de atrás.
El mundo no es suficiente/diferente porque tú lo quieras/
                                   te lo parezca
o porque tú lo mandes.
Ni amable como te gustaría...
Sólo lo presientes entre la piel de tus piernas
                   de vez en cuando húmeda
    por la sabia saliva y las babas de caracol...

Si quieres salvarte ven conmigo/
                     yo sé dónde ir/-donde llevarte-
y lo que te conviene...
Apenas es lunes
y ya hemos aprendido a pasar
de los fines de semana sin extrañarnos demasiado.

No grites... no queda nadie
-es tarde ya-
        lo nuestro pasó.
Anclado/ atrapado a un recuerdo/remanso/recuadro/
  fotograma del almanaque
que al romperlo por sus cuatro costados/
de sus puntos suspensivos
nos estamos cayendo,
               nos hemos tirado de lleno al vacío...  
Sí,
la nueva hoja de ruta, con su cuchilla bien afilada
y su partitura de música
sin señales/notas/números ni rumbo
      desconoce nuestro destino final/futuro.

No grites...
no hay remedio para lo que nos ha de pasar.
No hay ninguna salida de emergencia
                   para esa/ -esta nuestra última vez-.
Nuestra flor en el culo se pudre/desfallece, se ha rendido.

Los capullos de la crisálida/disgustos/disjuntos 
-como espuma en un capazo- y las agujas de los pinos,
perdón de las puntadas atravesándonos la ropa
al echarme junto a ti.
Nos ha noqueado, ni nos dejan en paz un solo minuto/
segundo/ ni de seguido...
-Así me lo parece.

Antes de conocerte ya fallecido me faltabas.
O al menos eso imaginé alguna vez mientras te adoraba.
¿Y qué... si no fuera porque ya todo me da igual¿!?
Antes en mi cabeza todo parecía mejor, 
-como más limpio-.
Y no entiendo qué ha podido cambiar
            con el transcurso de los años. No lo sé/