Colgajos, sólo colgajos…

Colgajos, sólo colgajos              xx?
atados al palo del hechicero/druida
con cara de perro pachón de pelea 
porque no le compran ni un décimo, ristra
para la suerte que ni él mismo da
porque no la tiene.

Quieres un anticipo de lo que te deben
por el sacrificio, ¿verdad?
Te gustaría saber algo más del viaje de vuelta.
¿A que sí?,
pues a mí también.

-Hay pocas distancias que salvar.
¡Que lo sepas!

¿Cómo de accidentada
debe de llegar a ser una vida?
Te preguntas.

A mí me gusta pensar que todos,
absolutamente todos, alguna vez 
-en la igualdad de lo justo-
hemos sufrido algún tipo de daño
en mayor o menor cantidad.

-Así que mal de muchos...
alivio de majadero.

¿Para qué aspirar a otra cosa?
Si todo apunta en una única dirección.
Al fin y al cabo esto parece que nos va a llevar
en el mismo tiempo al mismo sitio...

Morimos tan lentos en nuestra mente.
Es tan suave la inercia del viaje/viraje 
hasta las huellas de la última frenada...
Y esa angustia del retroceso/retorcimiento/receso 
con los recuerdos 
induciéndonos al vómito sobre las sotanas 
del cura/cura amañada por el confesor...
-Ese intercambio de intermediarios entre lo divino
y lo que nunca sabrás-.

¿Para qué, y a quienes va dirigido este espectáculo?
¿Y qué gano, saco yo con ser el actor doliente/principal?
Si al final nada cuenta en nuestra defensa,
sin ningún otro premio sonante
que no sea el fluir del alimento espiritual en proceso 
hacia ese alma/arma que nos han adjudicado
invisible/insaciable hasta reventar...
En el solo y loco bancal/
              soliloquio de la promesa.

Todos los libros sagrados y sus detractores/
afines doctores en la ciencia de lo oculto
nos invitan a lo mismo desde los confines de los tiempos.
Al no saber... Para que sea sólo suya la respuesta.
¡Menuda bobada!
Pues/puestos a ignorar, ignorémosles a ellos también.
Porque esto es más sencillo de lo que parece, 
o así creo...

Todo empezó mientras flotábamos...
al despertarnos aterrados entre sangre y llanto
enganchados a la tripa de mamá. 
-La que cortaron de un seco/severo tajo para siempre-.
Trauma del que no nos liberaremos nunca
igual que no lo pudo hacer el Coronel Kurtz 
con el tema de la guerra, en Apocalypse Now...

Y nos dormiremos en el soñar del mejor de los sueños
el de la pesadilla que se muerde la cola 
que se inmola entre maderas a orillas del Ganges
entre la piedra, el agua, la tierra y el ladrillo.
Mascullados por la zalamería de algún rezo
o asesinados por el agente intruso/instrumento
enviado de la CIA/JHS.

En esa ceremonia insignificante de rutinas/ruina
como saludo y adiós a la vez 
de lo intangible hacia lo ininteligible.
-Queda muy bien, -me lo imagino-
por aquello de la gente que te quiere
y te vienen a despedir con su acto de respeto/silencio
sabiendo que nunca volverás a estar 
de cuerpo presente (o al menos con el mismo) 
entre ellos.
Y si lo adornan con el Salmo 23, "El Señor es mi pastor..."
pues de tralla.


¿Qué más da de donde vengas o a donde vayas,
o qué hacemos aquí...?
Esa última sería la pregunta correcta,
por lo que tiene de ireal.
Pero tampoco me preocuparía mucho...

Al final lo mires por donde lo mires
sólo vamos a ser eso...
Otro puñado más de nada encima 
o debajo de la pobre madre Tierra.
Ceniza insignificante como consecuencia
de un polvo estéril y volátil
acabada nuestra ración/cota/corta misión... 
Sin haber conocido al jefe 
ni los designios de sus objetivos para con nosotros.
Porque eso de "a la imagen nuestra o de su semejanza" 
también parece que sea de pega/un engaño.
Nada más, sólo eso...

-¡Pues bueno!
¿A qué hora se cena?, 
después o antes de la resurrección...
que ya me gritan los culebros de la barriga

¡Que va en serio tio!
Ten/pon un poco de cuidado/gasta algo de formalidad.
-Es que tengo más hambre que Dios...

Te gusta coger las riendas,

Te gusta coger las riendas, lo sé...     xxx?
Te chiflan los libros y la gente.
Te encanta el conocimiento mediante la investigación.
    Piensas que no hay nada que no puedas hacer 
    si hay un solo hombre que ya lo haya hecho.

Te gusta competir/compartir para ser más ecuánime
y eficiente.
Siempre te ha llamado la atención lo increíble.
Deseas y actúas -sin-/o en base a las consecuencias...
Sabes aguantar en el dolor/error/horror de la sospecha.
-La lógica para ti sólo es un juego-.

No tienes por qué ser sincero en la medida de tus principios/
                             posibilidades -si no l@s tienes-.
Te consideras una geometría más en el horizonte
del Universo... y de la circunferencia de La Tierra 
-en el amanecer de su órbita-
de la promesa/ilusión/sueños y engaños a años luz.
Y sin embargo te notas/te sientes lugar...
      no más que una mancha de aceite en el pavimento/
      suelo/lecho/-refugio que nos espera-.

Entre cada partícula y las raíces del mundo
                                       crees y creces con fe.
Eres el príncipe de tu futuro/cómplice e inventor de tu presente.
Nada te asombra ni te chantajea entre el deleite de lo sugestivo
ni borras del pasado un ápice/ brizna de ti
que hayas sido.
-porque si algo te supera sólo puedes ser tú...-.

Inquisidor de su opuesto e imperturbable/indolente a la vez.
Prefieres la revelación intuitiva/-visión directa- 
y de cómo
se organiza tu cerebro/ a estar ya enseñado.
Eres todo oídos, carne en ebullición, crepúsculo en llamas,
corazón de agua y sal, gesto/gusto/efecto/afecto,
mueca tibia de leve chaman...
       Sabia sonrisa, flujo azul, alma de la oscuridad
       infierno del infinito... ángel de su guarda.                  
                                                    -Lucifer-.

Buceas/buscas el eje/punto de apoyo de la traslación del cosmos
y entre el vuelo/
-vuelco del polvo en suspensión de sus cenizas-
                navegas entre las tinieblas...   
      entre la bruma del pensamiento
y ese cosquilleo de sentirte humano/[Alíen]    -al unísono-.

Ningún desagravio
ninguna desilusión que te implique/inquiete.
Ser natural/la espontaneidad... 
    encuentra su hogar/-cobijo en ti-.
Aventurero/descubridor pero austero de lo oculto/
culto a su vez.

No te preocupa lo sagrado ni la prepotencia
            -solemne procedencia de la espiritualidad-
más que el ladrido de un perro o el salto de una piedra
arrojada sobre un lago 
     o del llanto del gato en celo
atravesado por el aguijón/dardo/veneno 
del instinto carnal.

Porque no sabemos de la luz
cegados por la verdadera realidad que nos miente y nos mata
como si tuviéramos la culpa de todo/algo.
        Somos la semilla del hechicero flotando/vagando
        más allá del canon/cuna del sin retorno/resurrección.
Y aun así vivimos insatisfechos/olvidados
del/por... -El Creador-.

Todo se reduce al abismo de la incertidumbre 
de lo que ha de ser
en el hambre impecable/implacable de los apetitos...
Esto es para el resto de los mortales porque en ti
                  nada se da que no sea en equilibrio
          y de la mejor pose/calaña/catadura posible.

Tú eres el mentor
el que hace que todas las cosas existan/exijan/giren 
                                 y se mezclen
bajo tu manto a su antojo/nuestro rededor.
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Por siempre aleluya!
               Señor del sortilegio.

Si algo no te gusta lo digieres con aplomo 
                                 pero sin ignorarlo.
No sueles hablar de más ni actúas de manera contraria
a lo que piensas y sientes.
Aunque no te agrada ser organizado entiendes que a menudo 
es lo correcto -lo más acertado-
sin escatimar en tiempo ni gastos.

La resignación nos desea pero a ti, -en cambio...-
                                    contigo te adora.
El silencio/la soledad no te dañan ni los ves innecesarios
ni te sientes culpable de tus defectos
y los asumes de buen grado
junto a los de los demás que haces como posible cuerpo tuyo.

Al sufrimiento por el esfuerzo/culpa/trabajo 
                                             no los sacralizas.
¿Qué hacen los tejados con la lluvia?               
-Pues igual-
Ni la masa atareada ni su imprecisión te posa/pasa factura/
aplasta ni te rindes...
aún debajo de/con todo su peso.

Te comprometes sin necesidad, sin que te lo pidan
porque sientes que se debe hacer...
-crear/crecer- a la par con el resto y en el respeto
en las condiciones que se pueda mejorar 
con el medio/entorno.

Persuadir/sugerir... inventar mejor.
¿Para qué ese intento de convencer si después no se asume
                                          ni nos entienden?
La imagen/carga/crisis/tara social enquistada 
       no te crea ni fuerza ningún tipo de dependencia
        de la que no puedas salir airoso.

Satisfecho en todo y de nada a la vez.
Te proteges de la soberbia impertinente de la sabia sabiduría
        del conocimiento residual transversal que nos machaca
        con su legado de siglos
        haciendo que todo siga/parezca/perezca igual.

Eres valiente/altivo/humilde, cobarde con moderación
          sin llevar más peso a cuestas del necesario...
sin estar de continuo arreglando/maquillando las cuentas
datos/dados.

Ni tu lenguaje/sexo/país/continente te sobrecoge
por encima de las demás cualidades, 
y te sobrepones
cordial/amigable con equidad 
ante su continuo flirteo/empujones/balanceo/balbuceos...     
-Porque el otro nunca pierde-.

Si miras hacia abajo sin vértigo y no te asusta el riesgo
y en/a cambio te emociona.
Si nunca sabes hasta cuánto/cuándo es suficiente
                                              les bastará
y/pero continúas aunque no te haga falta
tan sólo para aumentar las riquezas de La Tierra/
los otros.

Si estás dispuesto a curiosear/averiguar/indagar
sin ningún otro tipo de tribulaciones
atribuciones/tributos
ni más tentación que la propia del objeto/
                                        -el objetivo en sí-.

Si tu estado mental/emocional no condiciona tus actos
        ni pierdes la confianza/cabeza por el enojo
        la desesperación o las alegrías.

Si entiendes que de vez en cuando es bueno para ti y los tuyos
echar una siesta/un vale para/por estar descansado...
ir más lejos/relajado
y pensar mejor respecto a todo esto/eso que te digo/
cuento.
Entonces: eres mi héroe/líder/campeón...
y todo lo que hagas, [Yo] lo asumiré como mío.

-¿Hay club de esto? ¡Porque quiero mi pin?
¡Tú calla! corazón, esto no va contigo.
-Nada es lo que parece...- ¡?!