La soledad de un castigo no merecido…

La soledad de un castigo no merecido...           x
la humillación en la esquina de la clase
como un bicho raro cara a la pared
mientras el profesor continúa
con sus clases magistrales
pervirtiendo al alumnado...

Cuesta no pertenecer al grupo de la normalidad
por lo que tiene de incómodo;
pero con el tiempo es tan natural
esa extrañeza para los demás
como para ti...
Acostumbrándote a echar continuamente
por el lado torpe de la vida.