Por el huerto…

Por el huerto...          x           
mis cadáveres de futuro andan sueltos
comiendo de cualquier hierba.
Hortalizas de labranza
abandonadas por el terco recolector
ahora metido a fariseo...

Con la tierra recién regada
-de la sabiduría propia del homo sapiens-
van dejando huellas 
losas/zuecos de tarquín 
donde te sumerges y no te sueltan...

Hundido más allá de los tobillos
casi hasta las rodillas/
filo de las botas/katiuskas
ya no me puedo mover. 

Malabarista, mestizo de hambres... 
me estiro/comprimo y descalzo
como una lombriz para despegarme. 

Y es justo en ese punto 
cuando me vuelvo hasta más natural/
sencillo, simpático, cordial y amable
paranoico/para nada y 
para todo... 

Es cuando me parezco a mí
que me convierto en otro cadáver, preso
pero algo más real y funcional...
Pues me veo como a un esqueleto en su jaula/
con persona incluida
etiquetado,
listo para el trasbordo/abordaje
traslado al mundo de los espíritus
de la mano/hasta el ojo 
del triangulo del Señor...

Es cuando empiezo a gustarme a tope/
a salivar/destilar veneno 
por los cuatro puntos cardinales
poros de la piel...
Y desde mi aliento fétido, como el de un dragón 
que se hubiera comido un cerdo podrido;
despega mi alma hacia el cielo/
ciclo de la reprodución asistida/
reencarnación necesaria
programada 
-junto a mis otros numerosos "yo"-
en busca de la perfección. 

Mientras observo -como buen samaritano
navegante- 
el cuerpo de la naturaleza 
desde la misma altura/
gestación que yo me voy imponiendo
en la posición de siempre -en automático- 
ante esa foto fija seductora, 
que no cesa/
             -la muerte-
abierta de piernas 
ante mí.

Porque yo soy un poco raro
al interpretar el día a día...
-¡Sí... y un poco lila también!




Hay un espacio no identificado

Hay un espacio no identificado      xx  
hasta que te desnudas y me miras
con la bala entre los dientes...
Con ese sabor a pólvora mojada y de su metal 
dulce satinando/salivando en riadas
a mil leguas de las circunstancias/circunferencia
de la órbita de nuestra ex galaxia...

Goteando miel por sus poros, cientos de rayos de la esfera
del espejo de discoteca nos dan la bienvenida
en cada momento...
Combinando/cambiando de baile el flujo de la respiración
por las dos vertientes de la curvatura de un relámpago
que busca de nuestro cuerpo su pararrayos, la playa/ 
espada con la que se dará muerte.

¿Qué somos...? Si no dos armarios llenos de carcoma,
rebosantes de rencor por los cuatro costados, 
con sus montoncitos de polvo/ 
escombreras de la mina de nuestros corazones
y de su dibujo olvidados ya roto.
Nada más que un adiós 
        sin beso ni misericordia...