Dices que mis escritos tartamudean…

Dices que mis escritos tartamudean...           x
que carecen de fluidez invitando a la confusión.
Que son imprecisos/intoxican los sentidos
cambiando la orientación de lo simple o natural
hacia lo turbio y complejo.

Que lo convierte todo -como a otra religión-
dándole la espalda al rezo común de sus oradores
dejando sólo en el vuelo sus esperanzas de salvación.

Sabes una cosa, sabes qué te digo...¡?

Yo puedo ponerles algún tipo de cebo
para que acudan las emociones más primitivas
condensando en botes de hojalata
una porción/noción de significados coherentes
para colocarlos en esa alacena que todos alcancen
o bajo la losa fornida 
de lo que a ti más te plazca/convenga...
imposible de levantar.

¡Entonces, tú me dirás...
en qué quedamos? 
¡Cariño!

Conclusiones, paradojas… nada importa ya.

Conclusiones, paradojas... nada importa ya.      xx?
La golondrina del ártico ha perdido su rumbo
ya no baja a visitarme.

Crédito, gasto... ¿Tanto derroche para qué?
La juventud perdida, la vista cansada
la necedad/“nauseas” de hacerte mayor
...no ligan bien.

Nuestra breve e insignificante existencia 
está llena de calamitosos desarreglos/desasosiegos/
desaguisados
...de espejos frente a espejos
de nadas frente a nada.

¿Cómo averiguar qué hacer cuando todo está inundado
de señales tan erróneas?
¿Alguno de mis fallos/engaños fue absolutamente justo
necesario...?

Busco de una prórroga
un tiempo extra, una pausa o algo así...
para borrar el disco duro, los escritos de la pizarra.
Todavía chirría/corretean por mi mente
el silbo de la tiza patinando
o los interminables regateos del “mouse” sobre 
la alfombrilla
...y esa caída/tropezón en los "guas" del teclado.
Charcos donde las yemas de los dedos aporrean
eligen las letras...
clavándose en mis sienes como se marca a una res.

Necesito pensar.../!?