He abierto los ojos…

He abierto los ojos... y amanece    x?
en algún lugar de un día cualquiera.
Los he vuelto a cerrar asustado
de tanta complejidad/oscuridad 
              -aunque nos protege-.

Y volvemos/vuelvo a la muerte silenciosa...
en esa porción diminuta del sueño/de mi tiempo 
donde nos buscamos en cada recuerdo
-recuentos del pasaje- que se olvida distinto
a/de como tú lo ves... 
para hacernos diferentes
para ir a buscarte sumergido/emergente
de su antecesor... lisiado/liado -esta vez-
como un ovillo de punto-lana de oveja negra
en manos del gato Garfield.

Y entonces quieres escapar, lo admito...
-pero ya es tarde-
Han cerrado/estrechado las vías
de drenaje y baipás...
Las han juntado-llevado a la sala de operaciones 
para que el diablo juegue al escalectric
-improvisados cochecitos de humanos-
que aún respiran en la caverna de Platón
llenos de focos deslumbrantes
y de médicos armados hasta los dientes
...y no se han dormido/ni apartado del todo
de su calendario de ejecuciones.

Tu navegar de anfibio-larva de mosquito
con el aro de santo/Saturno en tu cabeza
/asa de donde te puedan agarrar
cualquiera de los angelitos/demonio 
que vengan a por ti...
es de fino/delicado calibre
-y... con tanta luz- destiñe tu alma.

Lo malo de todo esto... 
es que después de la eternidad 
                  no quede nada. -me digo
Y tú, ratón de hogar... toda la vida/
todavía en el quirófano
oliendo al queso del Señor 
atrapado por el cuello en su trampa...

P.D.
Hagas lo que hagas nunca te liberan
del secuestro... ninguna de tus ideas/
ideales/remolacha/nabos pintados de naranja
ni con esas orejeras para T. Rex
-podrán pagar el rescate-.

La confusión es total/insalvable
sólo nos queda la espera en el patíbulo
/-mar de tu Jurásico-
mientras el verdugo almuerza...
Somos la razón de tantas cosas
como necesidades/ necios
rizaos tengamos los cuernos de Moisés.

Ser a la espera de ser... es un tormento/
Terminar con todo y cumplir la condena
-un alivio para ti y al matarife-.
Acercarnos a la verdad del mundo... 
un engaño más/ 
apresados en el pozo de lo indeterminable; 
en cualquiera de los hemisferios-
del reloj de arena/
-ventrículos y aurículas del corazón-.

Somos lo que somos, sea lo que sea...?
-y mientras se realiza la función-
el ser se ejecuta a sí mismo
-combustible de su liberación-
como un samurái/kamikaze sobrado de honor.
Morir es un principio de lealtad al mundo
-y así mismo...- como nacer a lo desconocido.
Todo tiene un motivo por el cual seguir y luchar;
la vida por ejemplo... que se resiste
a ser abolida/ desaparecer de la faz-careta
donde te miras al espejo del pequeño dios 
                         que creemos ser?

Nos queremos hasta tal punto/
con tanta profundidad... como alcanza la mirada detrás
de lo que hemos visto/ ante el hondo cristal.
Somos del que añoramos en sueños... 
lo que llevamos dentro
-al que conocemos y no se quiere abandonar-.
Hasta el linde de enamorarnos de su compañía
y presencia... aún sin conocernos del todo bien.

La necesidad/dependencia vital se funde entonces
en un mismo músculo
cuyo latido lo hace al unísono... 
porque se sienten carne y espíritu en la unidad.
Somos la fusión del mundo, -en nuestra mente-
ojos y mano en la retina de su creador/
-Ufff... por fin/ cómo te lías majo...!! 




-¡Eh, hola!

-¡Eh, hola!              x+
Señor emergente.../patria/país.
   ¿Qué fue de aquellos/ yo? ¿y...
           en qué quedo la cosa?

Sé que esto.../ 
    -ya está terminando lo que empezó-.
Ya no queda más nostalgia agazapada
ni perdida que el ayer 
con su pack de primeros auxilios al completo.

Temblorosa.../la no vivida ha llegado. 
¡Eso es!
Prometí salvarme de mí mismo...
ahora fugitivo del todo, cierto?
   convertido en perfume/
aroma de alma 
hilillo de humo por la boca del disparo
-nada más-.

¿Qué voy a hacer? ¿lo sabes tú?
-¿Lo preguntas en serio...?

Supe desde siempre, alguno de los sitios 
por los que la aguja no llegaría a pasar hoy...
-pero el traje?- 
ese traje... no lo entiendo/

-Todo se ramifica/ahonda en su raíz 
y crece a la sombra de la sustancia
de las circunstancias...
Concédete conocerte en lo que te acontece
y te queda descosido.   
Hay que saber ser pozo también.