Con una chispa menuda

Con una chispa menuda     x
no se puede encender un madero...
pero sí, con un ligero soplo,
un mechero de yesca seco.

Con un vaso de agua
no se alivia la sed del desierto,
si fuera veneno,
tal vez... con sólo olerlo.

Por “apagao” y seco
no debe ir uno
al cielo ni al infierno...
quizá a un cuarto donde despiece
el enigma de su entuerto.

No se le pedirá nada.
Acaso, el rastro del pincel
olvidado por el artista en su lienzo.

P.D.
Somos de la pintura y del color
su alma en destierro
el dibujo de un cuerpo desapareciendo
en el bastidor del tiempo...

Nunca sabremos la fuerza que se necesita
hasta conseguir lo que se quiere;
-ni saber de lo que ha sido
la parte que somos- ...de lo que queda-.
Al final de lo resultante...
nos conformaremos con la nada/
de una vacua promesa.
El ser es creerse/lo primero.





El amor en la sala de espera/

El amor en la sala de espera/   xx-
despiece se momifica.       
Es como un saco de pulgas a rienda suelta
en la perrera de tu mente.
Liberándose de su vendaje 
se desmorona hecho un montón.
En su caída el polvo difumina
enturbia el lugar.

Donde se pose 
sólo habrá muerte futura...
Igual a la descomposición/descompensación 
descompresión de su lucha de clases 
en el corazón.
Así pelea sin saberlo
y lo va desgastando/agotado.

Las relaciones inciertas 
           al final nunca funcionan
aunque tampoco ninguna de las otras.
El cambio/movimiento de sus polos/extremos
incluso ecuador/trópicos
nunca se produce a la misma velocidad/intensidad
ni se realiza a igual esa unión…
Con la misma fuerza que antes les unía
será la repulsa/huida/separación/
descalabro…

Recuerda esto:
Si leve, siempre leve…
Si duro, no sé qué decirte…
-Pues estamos en las mismas...