El tiempo humilde

El tiempo humilde nos devora      x
con su hambre más primitivo
de igual manera que lo haría
el tiempo engreído/suertudo
el avaro, el ceniciento
el hado madrino...

Otra oportunidad no,
otro mundo tampoco,
tal vez...
otra excusa para continuar.


Una más
a la espera de tiempos mejores
aún sin haber agotado
el que llevamos en danza.

Porque somos así de guapos/lindos,
porque nos lo merecemos.
-Sobre todo tú, ¡como una patada en la boca!

Es que... cuesta abandonar el trono.


“Conócete a ti mismo”

Frases muleta en las que se apoyan/elige la gente/
las mentes de-caídas...

γνῶθι σεαυτόν "Conócete a ti mismo"
Estaba inscrito en el pronaos del templo de Apolo
en Delfos.

El aforismo también ha sido atribuido
a distintos pensadores clásicos.
Parece ser que lo único que pretendía
era recordarles a los atletas
que midieran/calculasen bien sus fuerzas.
En cuanto a su sentido filosófico
del autoconocimiento...

Variación/cover/pregunta...//

No,
conocerte a ti mismo es imposible
por lo cambiante del ambiente, su ritmo frenético
y lo voluble de las cosas.
Conducirnos así no nos lleva a ninguna parte,
tanto a los actores/espectadores de esta
tu obra del ser, como los que te rodean.

No perdamos de esa manera tan absurda el tiempo,
mejor emplearlo en cosas menos complejas/
comprometidas, menos banales.
Como qué comprar para hacer la comida de hoy,
qué lecturas tenemos a mano o con quién salgo luego...

Mientras nos vamos desenvolviendo/desempolvando
devanando del regalo que es la vida
intentar molestar lo menos posible con nuestra ya educada
y maltrecha ingeniería de la ignorancia que persigue/
persiste en saber de todo lo que sea.

Recuerda que sólo necesitamos lo justo,
el resto es para ir tirando/echando más carga al carro
sin que lleguemos a percibir el peso de su lastre
viciados por la inercia/lencería de antaño
del primer golpe/empujón que nos dieron
-palo en el culo...-
La matrona.

luciodata

 

Relampaguea una especie de inanidad rara

Relampaguea una especie de inanidad rara    xx+ 
en cada movimiento tuyo
de manera igual a cuando finges
o me huyes...
Olfato de mi hocico en el rostro
de la entrepierna de tus desplantes
-en su clímax-.

¡Qué bonita palabreja...!
Da ganas de tumbarse en una hamaca
a contemplarla, a releerla una y otra vez
cuantas se deje...
Y soñar con ella levitando incansable
para que sepan las demás palabras
que ella es mi preferida/la reina
de los campeones...

Y no lo que pasas de mí.
Al poco caso que me haces
    ni atención que me prestas/dedicas...
Y lo bien que te acomodas/aclimatas,
lo preparada que estás al desierto de la nada
que avanza igual que nuestra Historia Interminable
borrando todo lo que no hay ni existió.
Sabiendo/ignorándolo por igual
pero sin Atreyu...

Pero no me importa,
de verdad, no te preocupes... 
Es que me gusta quejarme,
si no, no me luce...