Yo, soy un animal

Yo, soy un animal        xx
encerrado en un cuerpo
de funcionario de carrera,
-pero sin ninguna meta...-.

Soy un escaparate de bastones,
de mis santos cojones/
perro goloso en este calabozo.

Me va Marco Aurelio, Kipling, Led Zeppelin,
T. Rex, Esopo, Fellini,
Lou Red, Mallarmé y la Grifils
Buñuel, Pessoa, David Bowie, Pavese
Dustin Hoffman, Jim Carrey, American Beauty
El Guiñol, Paul Klee, El Gran Wyoming
El Sabina, Manu Chao, David Hockney
Albert Pla, Gaudí, Condo, Groucho Marx y Kubrik.

Me gustan las migas, el chocolate puro,
los higos, la sémola, el pan y el vino...
El fresco, la noche, la lluvia, los amigos,
la filosofía, el cine, la pintura, 
la música y los libros.
Los dibujos animados, los besos, el cariño.

Me gusto al saber que “pá” rico no he nacido.
-Bueno, no lo sé...-
Esto lo digo por decirlo,
parece que suena bien
tal vez porque nada habría sido igual.

Quiero a mi familia,
es la sangre que me lleva y me guía.
Mis huertos son de naranjos/
las pinturas acrílicos
la respuesta a las preguntas
de tanto escrito en baldío...
Son la aspirina para esta calentura
que me mata por haber nacido.

Ya sé que todo esto suena a cascabel,
pero es que ese es mi ruido!



Cuando se levante…

Cuando se levante...          xx
desgarrará los trapos sucios
llorando en el cándido/cálido paño.
Tus fuerzas se volverán flatulentas
entre obeliscos de cornetas.

Las más tributadas sensaciones
latirán al compás que tu las mezas.
Para darte rápido el sublime latigazo
descarnando a tu payaso de alabastro...

Te quebrarás como un banco hipotecario,
lleno de pagarés y talones falsos...
en la cornisa mascullada del colapso,
fusil ametrallador en cántaro agrio.

Y hechizado en el rescoldo de códices
de los más ásperos hipocampos...
a cada palpitar un peñasco,
a cada escalofrío un desmayo,
a cada suspiro un llanto,
a cada nueva distensión
un desengaño.

Y así... todo calentura,
jura y perjura.
La gloria una locura.
La locura, ser uno mismo,
uno mismo... 
-ser o no ser-.

¡Así es la vida
un feliz gatillazo.