Tu podrás recoger

Tu podrás recoger         x?
las hojas atrapadas
en los matojos del comprender...
podrás rodear con tus dedos
su cara y su envés;
pero nunca acariciarás
la parte más viva,
la savia que las nutría
antes de caer.

Porque la vida
es el aroma ovillado
de un eco secuestrado al nacer.
Más tarde, acaso...
una prenda en el fondo
de cualquier charca o tonel.


Para cuando te llegue

Para cuando te llegue   x+
el aroma de las flores...       
tu corazón habrá partido.
Para cuando te llegue el silencio del alba
rompiendo la oscura noche,
tu cuerpo estará dormido

Para cuando te llegue la luz
del sentir profundo...
tu espíritu se encontrará desnudo.

Para cuando te llegue el cansancio
en forma de dulce delirio,
no habrá nadie contigo.
¿Acaso recordarás alguna vez
haber vivido...?

Aún, cuando no suceda nada,
pasará a la historia de tu libro
como lo que no ocurrió
en un determinado suspiro.

P.D.
Ser y estar... es acción/ 
                      -lo mismo-.
Somos pasar/ 
y a cada instante destrozamos 
al que hemos sido. 

Nuestro futuro está marcado 
por el empuje del ser/ a ser...
Mientras se avanza 
nos confirmamos ante uno mismo
en la deconstrucción de su ruptura...

Nuestro instinto/deseo de supervivencia
                             nos agita.
Cada ser evacúa la intención de su pensamiento 
con la mirada.
-Somos el reflejo de lo que queremos 
en el espejo de nuestros ojos...-

-Una estrategia/falacia más...



 






Ya no queda nadie…

Ya no queda nadie...               xx 
salvo unos dedos solitarios escalando las púas/cuentas
                             por el tallo del rosal...
Soy más humilde y tímido de lo que aparento...
            y más traidor de lo que acabo de escribir
   -que jamás lo haya sido...- 
y lo pienso/digo bastante convencido.

Soy de una vez
la suma de cuantos trozos     
de lo que se rompió aún quedan sueltos... sin pegar/
-ni del espejo del mundo ni de nada-.
Sólo soy aliento de lo que me falta al respirar.

A veces creo que el futuro me huye/ conmigo...
            pero no es así, lo aprendí de la especie.
Al final todo se queda como estaba.../
en una isla. ¡Yo! 
-El último Robinson Crusoe/crudo-.

Nuestra suerte varada, 
-náufragos después de la tormenta de la creación-/ 
enterrados hasta el cuello 
                              -sepultados-
soportando ya los gusanos/guantazos de las olas 
sin poder salir del cuerpo
...ni de la playa de las arenas del alma.

Al final ni la conciencia ni tú sois lo que buscas...
Somos plantas/flor de pétalos de carne 
y de su aroma atrayente 
penetrando por las fosas nasales de la tierra.../
cementerio en pausa
                                         para devorarnos.

De lo que empecé a decir... sólo me quedo con esto:
"Somos de la razón/ 
y del sentido abstracto-metafórico de nuestro existir... 
el camino.
-¡Menuda perogrullada!
¡Ya, pero es lo que hay...!