Tanto se ciegan

Tanto se ciegan           x?
los retorcidos placeres      
por los laberintos de la piel que arde...
que apagan las brasas del gemido
con solo proponerles 
ser su fiel acompañante.

Y turbados 
en desenfrenados empujes de trasero,
corretean por sus venas
en el lecho de la carne
como zarzas que arañan la vida/
poniéndola de puntillas,
al filo del desastre...

Así, palpitando suspiros
sobre muelles de alambre
cuecen sus caldos íntimos
en los rincones más inconmensurables
y todo... sin apenas saludarse.


P.D.
A veces los preliminares 
ya venían de antes/incluso de verse...
Otras se cortan de cuajo
por no saber disimular las verdaderas intenciones.
Y así, inmersos siempre en el eterno juego
del tira y afloja
que no sabes -nunca- cómo va acabar.

Lo mejor, -tirar palante-
caiga quién caiga/
ya se levantará si no le gusta...


Quiero morder a jirones…

Quiero morder a jirones...                x?
el tibio susurro de tu compañía
hasta cuajar cada vértice
en acantilados de ambrosías.

Cuando tu piel se acerca,
me acicalan tormentas crueles/
rayos furtivos se despliegan
con mil ansias descosido
en el gozo de tenerte.

Eres el regazo en el sueño
una franja de luz entre la gente/
Sola... displicente...
un oasis de cordura,
un andar sin camino,
una vereda inmaculada,
el olvido sin presente...

Eres el origen de mi perfidia,
el desahogo/del indefenso escollo.

No me gustaría que tomaras esto
ni en serio, ni como un trofeo...
más bien como la bienvenida
a esta mi guarida/
-acopio de cereal en fermento-.











Para cuando todas las cortes

Para cuando todas las cortes       x?
engalanen tu piel...
para cuando tus carnes
empiecen arder/
no quedaran nubes
que con sus trazos simulen
un nuevo amanecer.

Tu cuerpo se descargará
del susto mundano,
y todas tus delicias
perecerán sumergidas
en la más insólita mano...
que de alcanzarte a gozarte
será como un apetecido guantazo.

P.D.
Las oportunidades perdidas...
las ganas encarceladas.
Los motivos inciertos/
el sentir resquebrajado
-no ligan bien...-.

Aunque sueñes con un final feliz
por lo general es todo lo contrario
-Nada iguala a la verdad que no ha existido-.
Nada engaña mejor.../ que querer algo.

Tientan el estuche de mis pupilas

Tientan el estuche de mis pupilas            x+
ráfagas augustas
procedentes de tu lisura...
Fustigado, la pluma vuela
en alas del suspiro
desnudando la página errante 
que escribo.

Una onda cauta de tu voz
aumenta el estallido
por la senda frenética
de este terraplén engullido.

Un cabo de tu cuerpo
se anuda doméstico
en el hábitat de mi pecho...
hasta mudo me deja
la soga que trenza por momentos.

Así en la aguda estrechez
de este pirata cien pozuelo
-derivación de vapor de cieno-
pícaro rebano la ilusión
de tenerte de nuevo.








Mientras yo

Mientras yo 
reparto mis sentimientos         x?
a través de la espesa duda
incomoda y maloliente de esta guardia,
posiblemente tú...
estés enamorada.

Mientras yo 
recojo de mi mente
cualquier residuo
capaz de acompañar el rato ausente,
posiblemente tú...
acaricies el mundo latente.

Mientras yo 
intento alquilar
todo lo sensible que se acerca
navegando en este decrépito burdel,
posiblemente tú...
estés gozando con buena gente.

Mientras yo 
castigo los ánimos
con sufridas visiones
reunidas y esparcidas 
en este tanque de heces,
posiblemente tú...
coquetees con algún vicio 
indulgente/estridente.

Ayer quería a una mujer
que hoy es mi vida/
y me hace trizas
en esta "puta mili" maldita.

Que atrevida ironía...
Pues las llamas
no necesitan
ni tenazas,
ni porfía.
Arden solas,
bramando en agonía.

Por eso...
No te preocupes;
aunque tú te hayas ido,
yo volveré contigo.
Y siempre seremos
lo que fuimos...
-Porque dos no existen
sin uno mismo-.

Como la bella mariposa,

Como la bella mariposa,        x?
-vidriera al viento-
luchando en posarse
avanza tu silueta
entre las columnas,
sofás/mesitas y vasos
de esta disco-templo.

Rebanando a la neblina luz
cada tajo de tu cuerpo,
empeñado me deshago
en la sepultura del encuentro.

Tus gestos cuajados de sombras,
acariciados por tus cabellos
son olas que me capuzan
en esos ojos que no encuentro.

Me siembras en torturas
desde el infinito y más allá...
en continuos acantilados
donde se rompen las horas,
esas que me faltan
cuando pasas y me ignoras.

Quiero raptarte,
meterte en jarrones y aliñarte.../
hervir en tu cuerpo,
oler a carne fresca/
saborear tus manjares,
comulgar en la cumbre
de tu altar.
Pero no me dejas,
-ni te acercas-.

Está claro...
quiero y no puedo
lo que ahora no tengo.
Retrasaré el reloj
del haragán juego.
Seré más puntual
en la próxima cita/
en cualquier otro momento.

Ahora no puede ser...
no existo.
Esto es sólo un sueño.








A veces quisiera ser un payaso

A veces quisiera ser un payaso             x?
con mil trapos vestido, 
de otros tantos colgando.

A veces quisiera ser un escarabajo
de luto entero y obstinado,
esperando del brillo de tus ojos
que me trasladen 
al universo de su agrado.

A veces quisiera ser...
eslabón de tu capa,
migajas en tu mesa.
Brizna de serrín/
balada recoleta.
Capilla al amanecer,
escotilla certera.
Espiga que doblegues
/caña de cesta.

Éstas son mis ofrendas...
por si acaso no te enteras.





De todas las cosas

De todas las cosas que me pertenecen...          xx
de todo aquello con lo que sueño,
-eres mi eterno consuelo- .

Te abrazo, te quiero,
te susurro en voz alta,
y, entreabiertos los ojos,
te poseo...

De todas las cosas que me pertenecen,
de todo aquello con lo que sueño,
eres la alegría en el silencio,
el respirar último
del quebrantado juego.


Quería acogerme

Quería acogerme a los cantos rodados             x?
de tu imagen callada
y refugiados en las montañas
hacer temblar al alba
la indecisión de aparecer sin ser tocada.

Quería estrujarte en las laderas de mis venas
y emborracharte en la corriente que las lleva.

Quería volar sobre los arrecifes del infierno,
estrellando el mar de mis ganas
en los linderos de tu cuerpo.

Quería emborracharme de ti
perdidos en el tiempo...
sin relojes, plumas, ni bisturí
que rompieran este sueño.